TRABAJAR EN LA INDUSTRIA DEL FÚTBOL (I): Más Erasmus+ para el fútbol español.

metodologia

El director de AS, Alfredo Relaño, escribió un artículo el pasado 3 de febrero titulado “Mucho viaje de ida y vuelta a la Premier”, en el cual ponía de relieve que muchos jugadores españoles que habían triunfado en la Liga, no conseguían el mismo éxito en la Premier y tenían que volver a España. De entre las razones y argumentos que esgrimía el señor Relaño en su artículo, entrecomillo las siguientes:

“… Luego están el clima, las comidas, el idioma y hasta la forma de entrenar. El cielo nublado, la noche tan rápida… Las esposas, cuando las hay, sufren el aislamiento, la falta de atractivos en la ciudad que les toque, si no es Londres. Van por un buen dinero, pero no siempre mentalizados ni seguros de que lo que quieren es eso.”

Sin duda el director de AS acierta en muchas de sus apreciaciones sobre las diferencias que hay entre las principales competiciones del fútbol mundial, pero en nuestra opinión a veces los fracasos de jugadores, técnicos y otros recursos humanos del fútbol, cuando van a trabajar a otro país, tienen que ver con una falta de preparación y formación para desarrollar su profesión en el mundo global en el que vivimos.

La industria del fútbol es global, esto significa que las oportunidades de trabajar se encuentran en todas partes. Un entrenador, un director deportivo, un preparador físico o un jugador pueden ejercer su profesión en cualquier país, de hecho, una gran cantidad de profesionales españoles están trabajando en muchos países: USA, China, UK, Alemania, Emiratos, y un largo etcétera.

Existen más oportunidades, es verdad, pero también más exigencia formativa a los profesionales. En la Sociedad Red en la que vivimos las personas tienen que tener los conocimientos, competencias y habilidades necesarias para poder trabajar con garantías de éxito en el mercado de trabajo global. No solo es necesario disponer de una formación profesional de calidad, además es necesario tener otras competencias clave o transversales, como son: las idiomáticas (principalmente el inglés), las comunicativas, las digitales, las colaborativas, las culturales y sociales, entre otras.

Los Programas Educativos Europeos han sido y son una herramienta muy válida para que las personas, principalmente los jóvenes, puedan hacer acopio de todas esas competencias, y realicen un periodo de aprendizaje en el extranjero, lo cual ha sido clave para que muchos beneficiarios de estos programas hayan podido incorporarse y trabajar en una empresa de otro país e integrarse en la vida social y cultural del mismo.

El Programa Leonardo Da Vinci, permitió que la Real Federación Andaluza de Fútbol -RFAF- desarrollara el proyecto MOBIILITY FOOTBALL COACHES, propiciando la movilidad transnacional de muchos entrenadores andaluces formados en el sistema de formación y educación de la RFAF. Estos entrenadores pudieron realizar prácticas formativas en muchos países europeos, en clubes, academias de fútbol y federaciones. Además pudieron conocer una cultura del fútbol diferente a la española, y aprender otros idiomas y otras formas de planificar profesionalmente el fútbol.

Sin duda esta iniciativa pionera de la RFAF abrió el camino a muchos jóvenes andaluces que habían apostado por hacer su carrera profesional a través del fútbol, realizando sus cursos para conseguir la licencia de entrenador. Hoy día muchos de ellos trabajan en un ámbito internacional.

La Real Federación Española de Fútbol – RFEF- recogió el testigo de la RFAF y planteó a la Unión Europea el proyecto FOOTBALL COACHES +, en el marco del Programa ERASMUS+.

FOOTBALL COACHES+ es un proyecto de ámbito internacional, en el que han participado todas las Federaciones españolas de fútbol de ámbito territorial, lo que ha propiciado la movilidad transnacional de entrenadores nivel I y nivel II, tanto de formación federativa como académica (en otro post entraremos en analizar la situación de la formación de los entrenadores de fútbol que sin duda es un asunto complejo y de interés actualmente). El proyecto también ha contribuido a que parte del staff del fútbol español a nivel federativo haya podido desarrollar periodos de observación -job shadowing- en otras federaciones europeas, conociendo de primera mano los sistemas de formación de estas, además de intercambiar buenas prácticas y crear un networking muy interesante de cara a desarrollar proyectos futuros.

Volviendo al Reino Unido, allí existe la institución Liga de Fútbol Educacional que se encarga de la formación y el aprendizaje de los jóvenes jugadores de fútbol, ofreciendo programas específicos de aprendizaje y movilidad, incluso el Marco Nacional de las Cualificaciones del Reino Unido contempla la profesión de jugador de fútbol, lo que les permite participar en el Programa Erasmus+. Claramente esta institución trabaja en desarrollar el principio de la “doble carrera del atleta”, que es una prioridad europea del Deporte. La LFEUK está financiada por la The English Football League (EFL) y The Professional Footballers ‘Association (PFA), además recibe ingresos del Fondo Social Europeo para el desarrollo de sus programas y proyectos de educación para el fútbol.

Iniciativas como estas deben formar parte de las estrategias de internacionalización de la formación, la educación y el empleo de las principales instituciones del fútbol español, y deberían ser apoyadas y respaldadas por el gobierno y las instituciones públicas – Ministerio de Educación, Consejerías de las CCAA y por el Consejo Superior de Deportes-. Ya es hora para que el fútbol español sea considerado una industria que aporta a la sociedad española riqueza y crecimiento, además de cohesión social. Para ello la educación, el aprendizaje y el empleo deben ser pilares prioritarios y tener visibilidad en la agenda de los dirigentes.

Port Relacionados

Leave a comment